Epis

Los equipos de protección individual son aquellos elementos que han sido diseñados para proteger a los trabajadores de los diferentes riesgos que pueden afectar a su seguridad y salud en el entorno laboral. Los EPIS se utilizan para proteger las diferentes zonas del cuerpo como la cabeza, los oídos, los ojos o las manos, y siempre deben usarse según las instrucciones de su fabricante.

Para garantizar la correcta eficacia del producto se ha de tener en cuenta el cuidado y mantenimiento de los mismos. Generalmente, los requisitos de los equipos de protección individual están relacionados con la ergonomía, la inocuidad y la comodidad. El equipo utilizado debe aportar la protección adecuada dependiendo del nivel de riesgo de la tarea que se realice, además tiene que evitar molestias y entorpecer lo menos posible el trabajo que se esté llevando a cabo.

Equipos de protección según la seguridad de cada zona del cuerpo

Los ojos y la cara del trabajador son partes del cuerpo muy sensibles que deben estar protegidas en todo momento. Las formas más comunes de protección ocular son las gafas o las pantallas de protección, siempre dependiendo del trabajo que vaya a realizarse. En el caso de los trabajos de soldadura el trabajador debe protegerse todo el rostro para evitar quemaduras y daños derivados de chispas y virutas.

En ocasiones se trabaja con productos o materiales que pueden ocasionar peligro en las vías respiratorias de los trabajadores. Para minimizar los riesgos se utilizan equipos filtrantes que puedan llegar a retener los gases o las partículas nocivas. El uso de mascarillas resulta imprescindible para evitar exposiciones a agentes externos que podrían causar algún daño en el operario.

Los trabajadores expuestos en su trabajo a un ruido excesivo deben portar protección auditiva. Destacan como tales las orejeras, los tapones y los cascos. En los trabajos con un peligro real de caída de objetos y derrumbamiento, como ocurre en la rama de la construcción, es necesario utilizar una eficaz protección para la cabeza. Los cascos de seguridad pueden regularse para adaptarse con mayor facilidad a la cabeza del operario y de esta forma evitar que se caiga o se deslice. Asimismo, se pueden adquirir cascos con sujeción adicional a la barbilla así como cascos con sistema de ventilación.

Trabajos en altura

Los trabajos relacionados con la construcción o con la limpieza de fachadas exigen llevar el equipo de protección individual adecuado. Este tipo de EPIS son los más importantes porque su uso incorrecto puede desembocar en un accidente grave para el trabajador. Los elementos de amarre y los mosquetones son imprescindibles para que el arnés anticaída cumpla su principal función. Los arneses están compuestos de diversos elementos para ajustarse al cuerpo de cada operario y además se introducen comodidades como protección acolchada para proteger las lumbares.

Tanto los trabajadores en altura como los operarios de cualquier otro sector industrial, además del calzado de seguridad también necesitan llevar otros equipos de protección individual como guantes. El material de los guantes varía dependiendo del tipo de protección que necesiten las manos según a los agentes externos a los que estén expuestas, siendo los más habituales el eléctrico, corte, contacto químico o térmico.

Producto añadido a lista de deseos
Producto añadido a comparación

Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. Si continúa navegando presta su consenimiento a nuestra política de cookies.